El bloc

Francesc Mas

Niño prodigio del cine catalán, desde muy joven quedó hipnotizado por las malas artes del Teatre Nu. En la última década ha pasado de discípulo fiel a maestro venerado.